1. Abuse de mí única hija


    Fecha: 19/06/2022, Categorías: No Consentido Tus Relatos Autor: Michello, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Por privacidad y seguridad no voy a dar nombres. 
    
    Soy un padre de 44 años, mí esposa me abandono con mí hija de actualmente 16 años. La soledad como a cualquier hombre me terminó afectando por la necesidad de tener contacto con una mujer, la necesidad de coger, pero desde que mí esposa se fue yo no había encontrado a ninguna otra que pueda despertar mí deseo. Llevaba mucho tiempo sin tener relaciones sexuales hasta que un día empecé a ver a mí hija con detenimiento, ella es una joven que se desarrollo de una forma diferente al resto, tetas grandes, trasero redondo y unas caderas que parecían curvas dignas de una pista de F1, mí hija realmente era una diosa griega 
    
    Al principio solo lo tome como una curiosidad, algo que me impresionaba, pero poco a poco un deseo externo empezó a surgir en mí. Ver esas tetas que apenas lograban sostenerse con los tops apretados que ella se ponía, ese culo moviéndose por todo el lugar gritando su perfección... Termine con un deseo sexual hacía mí hija, me masturbaba pensando en ella y un deseo de cogerla se hacía cada vez más fuerte
    
    Yo no pude resistir y un día paso algo que deseaba tanto como temía. Era un día caluroso, ella por comodidad no llevaba brasier y solo tenía una delgada remera que tapaba esas enormes tetas, se notaban sus pezones a través de ella y eso me ...
    ... terminó volviendo loco, me provocó una erección que solo podía sacarme de una forma
    
    Espere a que se metiera en su cuarto, yo tenía llaves para todas las habitaciones, agarre la de su cuarto, entre con ella y la cerre con llave. Ella estaba confundida y me preguntó que hacía, yo solo supe decirle "Perdoname hija"
    
    Me tiré encima de ella y le arranque esa remera, por fin esas tetas estaban para mí.. Con fuerza la someti y empecé a manosearla y chuparla, succione sus auroleas rosadas tanto como pude, ella empezó a gritar y a imponer mucha fuerza, sabía que no tenía mucho tiempo así que fui hasta su pantalón, se lo quite junto con su ropa interior, saque mí pene y empecé a penetrarla 
    
    Para mí sorpresa y suerte ella no era virgen, costo hacer que entrara pero fue más fácil de lo que esperaba. Mientras ella lloraba y pedía que me detuviera yo seguí manoseandola y penetrandola, se sentía como el cielo por fin poder hacerlo después de tanto tiempo, le chupaba sus tetas mientras mí pene acuchillaba su linda vagina, luego la di vuelta y la follaban mientras manoseaba y nalgueaba su hermoso culo. Al cabo de unos minutos no pude contenerme y me vine dentro de ella, montones, todo un océano de mis líquidos dentro de su joven vagina 
    
    Luego de lo que paso ella se fue a vivir con una tía, no se que es lo que me espera 
«1»