1. Pillada cojiendo en casa


    Fecha: 17/06/2022, Categorías: Incesto Tus Relatos Autor: Pam, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Hola, soy Pam, les cuento como descubrí el incesto por primera vez, soy bastante normal dentro de mis 153 cm de altura, pecho y cola mediana, y mantenía el cabello largo por ese entonces, virgen y caliente como iba por la vida, apenas se sintió una violacion lo que mi hermano me hizo, el mismo día que volvió del exterior nos conocimos, yo no lo recordaba pues el viajo cuando yo aun no existía, y nunca siquiera chateamos, el hermano que me presentaron era fornido y mucho más alto que yo, realmente era muy guapo, era algo introvertido y a sus 32 aun estaba soltero, eso sí, todo el barrio se entero de su vuelta y chicas mayores no dejaban de pasar por casa, a la semana ya me sentía más cómoda a su presencia y a las visitas de las vecinas, todas a te atendidas en su habitación, y algunas pocas salían con él y yo apenas y le podía hablar algunas palabras entre cita y cita. Justamente una noche que volvía de alguna cita me lo encontré en la cocina, era de madrugada y había ido allí por agua, él volvía de la calle, me hizo un comentario de que se quedó sin "meterla" no lo entendí y él insistió en que sabía a lo que se refería, como yo lo ignore, el se burló, luego se acercó más y me abrazo, a mi oído y pegandose a mi me pregunto si de verdad no lo entendía, yo solo podía sentir el cosquilleo de sus labios en mi oído y su enorme ereccion pegada a mi, no quería admitir que podría estar tan frustrada como él, e igual de caliente, me beso el cuello y yo me derreti en su abrazo, ...
    ... cuando abrí los ojos estaba en mi cama, él sobre mi, arrancandome el camisón, tenía prendida una lu, nocturna así que se veía algo, y él quedó largo rato mirandome desnuda, yo no me moví y lo dejé tomarse su tiempo, luego me giro y atandome parte del camisón a la boca, penetro salvajemente, me enculo tan rudo que solo sentí dolor, y entre sollozos lo sentí apretarme las tetas, fue hasta que me lleno de su primera corrida que me abrazo aplastandome al colchón, espero que dejara de llorar y me confesó que me creía experimentada, por lo bonito que estaba y por cómo siempre parecía seducirlo, no estaba equivocado con que lo deseaba, pero hasta esa no he ningúna pija me había entrado más que en mi boca, él me a uno largo rato y luego volvió  a encularme, no se si fue el ritmo, que ya me abrió antes o su mano en mi clitoris y algunos dedos en mi cuca, pero al minuto estaba moviéndome con placer para que me siga penetrando, llegué a mi primer orgasmo con su pija en mi cola, y en la boca una porción de tela para no gritar, lo sentí llenarme otra vez mis entrañas y se salió de mi, me abrazo otro rato y luego me arrodilló para que lo chupara, yo feliz de poder hacer algo que sabia lo metí en mi boca con gula, me bebí una descarga ligera, y se fue a su habitación.
    Al dia siguiente pocas fueron sus visitas y al que le siguió ya nadie vino, pero en la noche no faltaba el ir a mi habitación a encularme bien rico, no tardó ni una semana en desvirgar mi cuca también, pero fue un fin de semana ...
«12»